Volga-Dnepr dejará en tierra su flota de Antonov AN-124 de manera inmediata como medida preventiva

Sobrevuelo

Luego de lo ocurrido hace un par de semanas atrás en Novosibirsk, Rusia. La compañía de carga Rusa, Volga-Dnepr, anunció el día de hoy a las autoridades Rusas mediante una carta que dejarán en tierra a toda su flota de aeronaves Antonov AN-124 como medida preventiva.

“Esta es una decisión bien pensada. Queremos ser proactivos y preventivos y demostrar que somos una aerolínea responsable donde la seguridad es lo primero ”, dijo Konstantin Vekshin, director comercial.

«Una vez que se implementen las directivas, podemos continuar, pero llevará un tiempo significativo. Sabemos qué parte falló, pero es necesario realizar una investigación muy exhaustiva con expertos especiales. Con suerte, esto será cuestión de semanas, pero tiene que ser lo más perfecto posible.»

Volga-Dnepr a su vez se ha encontrado constantemente hablando con las autoridades de aviación rusas y está iniciando una investigación interna e independiente sobre el incidente reciente en Novosibirsk, donde un AN124 que transportaba a 14 personas y 84 toneladas de carga con destino a Viena, realizó un aterrizaje de emergencia producto de un problema en uno de sus cuatro motores.

Créditos a su autor.

Respecto a las afectaciones que puede provocar dejar en tierra a toda su flota, la compañía aseguró que todos sus clientes que hayan solicitado sus servicios serán re acomodados en B747 y los que necesiten de un AN-124 serán derivados a su actual competencia; Antonov Airlines.

Sin embargo, Volga-Dnepr también realizó una indicación de que Antonov Airlines debería seguir sus pasos y también dejar en tierra sus aeronaves por seguridad.

Volga-Dnepr afirma que su flota AN-24 tiene al menos 20-25 años de servicio por delante, ya que realizaron grandes inversiones en un programa de modernización para la aeronave. También es la única empresa del mundo que cuenta con un simulador de AN-124. «Es un avión hermoso y el mundo internacional de la logística lo necesita. Estamos tratando de preservarlo para el futuro. Es insustituible, y solo hay 20 en el mundo», concluyó Veshkin.